viernes, 27 de junio de 2008

Tiempo

Se detiene. Ralentiza sus zancadas hasta quedar en suspenso. Y no tiene dueño (nunca lo tuvo). Quieres atraparlo, llenarlo, darle un honroso sentido, pero no puedes. Lo ves pasar majestuoso, impertérrito ante tus súplicas y lento, muy lento, haciendo eternos los días y las noches. Uno, inmóvil, quiere llenarlo de contenido hasta que se da cuenta de que tan sólo lo mata. Y se convierte en un enemigo al que hay que vencer. Ganas batallas, algunas importantes (leer un buen libro, escribir en el blog, comer, charlar con los amigos, hacer el amor, ver un partido, ducharte, eschuchar un disco conmovedor...), pero la guerra te la va ganando él, poco a poco, silencioso, sin escrúpulos. Aquí, detenido sobre mi cama, con una pierna lesionada que me impide dar más de diez pasos sin dolor, contemplo el tiempo y me esfuerzo en entenderlo. El me escruta interesado y me saca la lengua sabiéndose poderoso. ¡Qué no soy sino otro ser humano a su merced!

9 comentarios:

amandine dijo...

El secreto no es la conquista sino la complicidad en tu tiempo.
Si comprendes que no te es ajeno, sino que es tuyo, cada minuto de tu Ahora y de tu Aquí, puro presente que no hay que asesinar sino cuidar, entonces, mi querido amigo, desaparece para siempre la tan siempre desagradable sensación de estar fuera de lugar/hora.

Vive cada instante.
De cada minuto se aprende...

y tú eso, ya lo sabes...



un beso curativo.
te quiero

Dada dijo...

he decidido marcharme.
cambiar de lugar.
cambiar de vivienda virtual.
para que aquellos que no me quieren más que para insultarme se vayan para siempre.
Y me dejen en paz.

tan sólo quiero sueños, no pesadillas.

te quiere

amanda

momo dijo...

Feliz verano tierra

La gata Roma dijo...

Bueno, no sé como llegué aquí, pero una disertación sobre la crueldad de Cronos es suficiente para atraparme… El tiempo es relativo y voluble, como el agua… La cosa estará en saber moldearlo, imagino.
Kisses

dada dijo...

Te escribo aquí porque esta también es tu casa, porque todas las palabras que necesito volcar sé que llegarán, allí donde te dirijas, con la misma intensidad con que ahora mis manos las mecen.
Mi amigo del alma, ve tranquilo allí donde vayas, descansa de tu dolor, aliviaté para siempre del castigo del tiempo.
Nos regalaste nubes hace un año y ahora, iluminadas por tu luz, dan respuesta a todo lo que nos diste.
Hombre-Tierra, imperfectamente perfecto, cálido y tierno en cada silencio que me regalaste.
dejarte ir es un ejercicio de generosidad que me cuesta y sin embargo, tú lo has pedido, con tu mirada y tus manos en las mías.
Ya no hay tiempo allí donde vas.
Y por eso, residirás para siempre en la memoria de mi alma y brillarás con intensa luz en mi corazón.
Mi bebé sabrá que hubo un hombre llamado Tierra que un día fue también un niño pegado a una estrella.
Hoy has ido a buscar nuevas estrellas con que alumbrarnos el camino a los que te amamos.
Mi querido amigo, Sigue caminando siempre...allá, en tu nuevo lugar, en el nuevo reino de palabras que habrás de conquistar.

Te he dicho mil veces que te quiero. Hoy, ya sé que nunca podré dejar de decírtelo.

Te llevo conmigo.
Para Siempre.


Tu Hada-Luna.

Santiago dijo...

A los artistas les obsesiona el tiempo. No nos aliemos con él (disculpa bienintencionada y, posiblemente, equilibrada amandine). Nos convertiríamos en funcionarios, dejaríamos de preguntarnos por el sentido de nuestras vidas y todo sería tan plano que resultaría, seguramente, más agradable de lo que podemos soportar. Bendita raza de locos obsesionada con la muerte. Gracias a esa locura existe el ansiolítico llamado creatividad.
En fin, tarde tonta. Te envio mi nuevo blog por si apetece echar un vistazo.

www.nochedepub.blogspot.com

Santiago dijo...

A los artistas les obsesiona el tiempo. No nos aliemos con él (disculpa bienintencionada y, posiblemente, equilibrada amandine). Nos convertiríamos en funcionarios, dejaríamos de preguntarnos por el sentido de nuestras vidas y todo sería tan plano que resultaría, seguramente, más agradable de lo que podemos soportar. Bendita raza de locos obsesionada con la muerte. Gracias a esa locura existe el ansiolítico llamado creatividad.
En fin, tarde tonta. Te envio mi nuevo blog por si apetece echar un vistazo.

www.nochedepub.blogspot.com

Borja F. Caamaño dijo...

Y también se dice que el Tiempo lo cura todo pero...

... ¿quién lo cura a Él?

Un fuerte abrazo desde el Otro Lado

BLANCA CORREA dijo...

"El me escruta interesado y me saca la lengua sabiéndose poderoso." Hermosa imagen.
Te felicito y te invito a pasear tu mirada por mi blog
Blanca
www.amanecelapalabra.blogspot.com